Si tienes unos días libres y has elegido Valencia como destino, pero no quieres gastar mucho dinero durante tu estancia, te proponemos algunos planes con los que disfrutarás al máximo de tus vacaciones y, lo que es mejor, no te constarán ni un euro.

Ir a la playa

Uno no puede pasar por la capital de la Costa Blanca sin detenerse algunas horas o ¿por qué no? todo un día en sus largas playas de arena dorada y aguas mediterráneas. La Malvarrosa o Las Arenas están convenientemente ubicadas y a su alrededor hay infinidad de restaurantes y bares que animan la zona, sobre todo en verano, por si luego te apetece tomar una copa o un refrigerio.

Disfrutar de los museos locales

Conocer la Valencia más cultural es muy fácil, ya que muchos de sus museos son gratuitos. El Museo de Bellas Artes, por ejemplo, está a pocos pasos de los Jardines del Turia y en su fondo exigen obras de El Greco, Velázquez y Goya. El Museo Fallero y el Museo de Historia de Valencia, son una visita imprescindible para conocer la tradición y cultura local y tampoco cobran entrada. Otros centros gratuitos a los que puedes acudir son: el Museo Taurino, el Museo de Etnología y el de la Prehistoria.

Explorar sus jardines

Los Jardines del Turia se encuentran al lado del río y ocupan una extensión de más de 5 km, ideal para perderse paseando y descubrir sus fuentes y patios, hacer un picnic o jugar. Hay campos de juego donde practicar deportes y su mágico entorno invita a un paseo romántico.

Pasear por su casco antiguo

La llamada Ciutat Bella está llena de gloriosos edificios. Un buen punto de partida es la Plaza de la Virgen, donde se encuentra la catedral, una espectacular mezcla de estilos barroco, gótico, neoclásico y romanesco. La siguiente parada debería ser la Iglesia de los Desamparados,  que acoge en su interior la venerada estatua de la virgen homónima. A pocos pasos, se encuentra La Lonja, un antiguo almacén de seda del s.XV,  declarada Patrimonio de la Unesco y cuyo acceso es gratuito los fines de semana. La Plaza del Carmen es el lugar donde se encuentra el antiguo convento, un impresionante edificio barroco que también merece un vistazo.

Una escapada a la Albufera

La Albufera está  muy cerca de la ciudad y es una impresionante laguna donde conviven más de 300 especies, rodeada de pinares y arrozales. Además de disfrutar de tan idílico escenario, la Albufera es el lugar donde nació la paella y los restaurantes de los alrededores sirven la mejor que podrás encontrar. El viaje solo te costará el precio de un billete de autobús.

En cuanto al alojamiento, échale un vistazo a nuestro hotel en el aeropuerto de Valencia, tenemos habitaciones desde 29 euros la noche y dispone de todas las comodidades para asegurarte una gran estancia.