¿Sabías que las preocupaciones del trabajo nos privan de más de una hora de sueño cada día? ¿y que cada vez dormimos menos? De media, nos conformamos con unas míseras 6 horas y 27 minutos, muy lejos de las recomendables 8 horas que deberíamos dormir.

En Travelodge, hemos realizado un estudio para averiguar cuál es nuestra relación con el sueño, en función de nuestra profesión, y hemos averiguado que entre los trabajadores que menos duermen se encuentran los banqueros (5:50h), los profesores (6:04h) y las enfermeras (6:11h), que se pasan alrededor de 1 hora y media en la cama dando vueltas a sus preocupaciones laborales. Los funcionarios públicos, que ahora sufren constantes recortes y la congelación de sus salarios, se sitúan en el cuarto puesto, seguidos de empleados del transporte e informáticos.

¿Pero qué es lo que nos mantiene en vela por las noches? Los principales motivos de nuestras ansiedades nocturnas son el exceso de trabajo, la insatisfacción laboral, no sentirnos suficientemente valorados, compañeros que nos resultan insoportables y la inestabilidad de nuestro puesto. Sorprendentemente, el sueldo no es una de nuestras principales preocupaciones y ocupa el noveno lugar de los motivos citados. La buena noticia es que a mayor antigüedad en el empleo, menor es nuestro estrés. Así, un alto directivo duerme 7 horas y media cada noche y solo tarda 11 minutos en olvidarse del trabajo y caer dormido.

Nuestro estudio revela también que cada vez pensamos menos en descansar. Estamos tan preocupados de cumplir las expectativas en todos los aspectos de nuestras vidas que pasamos de dormir poco durante la semana a ocupar los fines de semana con actividades que tampoco nos dejan recuperar el sueño perdido. Casi la mitad de los encuestados aseguraba que no tiene tiempo para pasar un fin de semana dedicado solo al descanso y una quinta parte considera que dormir es un lujo.

Una situación cada vez más preocupante, ya que se ha demostrado que no dormir lo suficiente tiene consecuencias negativas en nuestra salud y en nuestro rendimiento. El número de personas que faltan al trabajo por culpa de una noche de insomnio no deja de aumentar y ya no solo nos afecta personalmente, sino que está teniendo consecuencias en nuestra economía.

Si te encuentras entre el grupo de los estresados que tiene problemas para conciliar el sueño, es importante que dediques un tiempo a desconectar y reducir al mínimo las actividades antes de ir a dormir. Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a conseguir una reparadora noche de sueño:

Utiliza técnicas de relajación tales como meditar, darte un baño o una larga ducha, evita la cafeína durante la tarde y aléjate de ordenadores y tecnología que requiera de tu atención. En cuanto al dormitorio, debe ser un lugar tranquilo y dedicado solo a dormir, bien ventilado, oscuro, con una temperatura no superior a los 20 grados y alejado de televisiones, videojuegos y, por supuesto, ordenadores.

Pasar un fin de semana fuera, de vez en cuando, te ayudará también a reducir tu estrés. El solo hecho de cambiar de escenario y dormir en otro entorno te relajará. Por eso, las habitaciones de los hoteles Travelodge están pensadas para  proporcionarte una larga noche de sueño reparador y en su decoración se han elegido colores como el azul, que invita al descanso.

infográfico - Dormir