Las vacaciones son nuestro momento preferido del año para leer. Los días sin más obligación que la de relajarse y disfrutar de un merecido descanso nos devuelven el placer de pasar horas absortos con un buen libro. Ciertamente, los hoteles tienen mucho de literario: muchos escritores a lo largo de la historia han creado sus mejores obras en una habitación de hotel y son el refugio perfecto para el viajero lector, pero, ay, también el lugar donde olvidamos con más frecuencia nuestros preciados tesoros.

Un año más, en Travelodge hemos realizado un estudio para saber cuáles son los títulos que nuestros clientes se dejan olvidados con más frecuencia en nuestros hoteles y, por segundo año consecutivo, la saga erótica de E. L., James 50 sombras de Grey, lidera nuestro particular top 10. Su tercera entrega, 50 sombras liberadas, es el libro más olvidado. El fenómeno de ventas que ha supuesto la historia protagonizada por el multimillonario Christian Grey y la tímida estudiante Anastasia Steel no ha dejado ajenos a nuestros huéspedes y de los más de 20.000 libros que hemos recogido cada año, un tercio pertenecen a esta trilogía.

Viajeros de toda condición han sucumbido a los encantos de esta novela, tanto ejecutivos en viaje de negocios como jóvenes de vacaciones. Tanto es así, que hay un creciente interés por el género erótico y los puestos 2 y 3 de nuestra lista los ocupan Sylvia Day y Jennifer Probst, con sus respectivas sagas eróticas. El suspense también está presente y Gone Girl, de Gillian Flynn, que, aunque aún no ha llegado a España, ya es todo un éxito en Europa y va a ser llevada al cine por David Fincher en 2014. J.K. Rowling, la autora de Harry Potter, y su primera novela para adultos Una vacante imprevista, ocupan el quinto puesto.

Si en años anteriores, nuestros clientes se decantaban por libros de auto-ayuda y romances, ahora la ficción reina en sus preferencias y, más concretamente, la intriga, el erotismo y el suspense. Parece que los tiempos de incertidumbre económica que vivimos nos inclinan a buscar algo de evasión y olvidarnos de la realidad y solamente dos títulos de no-ficción se han colado en los puestos 8 y 10: las biografías del ciclista Bradley Wiggins y la cantante Cheryl Cole.

¿Pero por qué dejamos tantos libros en los hoteles? Entre los principales motivos, además del mero despiste, ése que nos hace olvidar también el cargador del móvil en la mesilla de noche, se encuentran que el título en cuestión nos ha aburrido soberanamente y preferimos deshacernos de él o, todo lo contrario, nos ha gustado tanto que queremos compartirlo con otro afortunado lector.

Por cierto, si te preguntas adónde van a parar, todos los ejemplares que no son reclamados por su dueño son donados a la asociación benéfica Cancer Research UK, así que vuestros olvidos sirven para una buena causa.

iStock_000014764333XSmall