En la capital, el calor del verano se siente con intensidad, el ajetreado ritmo diario se relaja y no faltan los rincones a la hora de disfrutar de la tranquilidad que se apodera de sus calles en la temporada estival. Puede que la capital no tenga playa, pero ni falta que le hace. Con nuestras sugerencias, podrás sentirte muy cerca del cielo y olvidarte del mundanal ruido.

Seven&Six Gastrobar (Pintor Rosales, 76)

Un viaje directo a la Polinesia es la propuesta del Seven& Six en su terraza tiki. Exóticos cócteles, frutas tropicales, ambiente agradable y un restaurante de aires neoyorquinos que ofrece unas deliciosas gastro-tapas. Es el lugar perfecto para una cena relajada o tomar el aperitivo, tras un día de turismo por Madrid.

Gaudeamus Café (Lavapiés, 34)

En el emblemático barrio de Lavapiés, se encuentra el Gau, un rincón gastronómico (tiene escuela de cocina y servicios de catering), que presume de una hermosa azotea en la que podrás probar sus deliciosas propuestas, que pasan por el sushi y las hamburguesas gourmet, o tomar una copa y disfrutar de su programación cultural en un ambiente juvenil y bohemio.

Casa Mingo (Paseo de la Florida, 34)

Si te apetece conocer el verdadero espíritu castizo de Madrid, haz una parada en este clásico de la capital. Inaugurada a finales del s. XIX en la aristocrática zona del Palacio Real, esta sidrería abre durante el verano una de las terrazas más esperadas por los locales. En ella, podrás tomar unos culines de sidra asturiana artesanal y degustar platos tradicionales como los callos, la tortilla de patatas, sus ya legendarios pollos asados, el cocido madrileño o la tarta de sidra, a precios muy asequibles.

Beach Club del hotel Emperador (Gran Vía, 53)

El broche ideal a una jornada de compras por el centro es hacer una parada en la terraza de la azotea del hotel Emperador, en plena Gran Vía. Por 40 euros, puedes degustar un delicioso menú (desde las 14:30h y de lunes a jueves) y disfrutar de su piscina y sus magníficas vistas. Si solo quieres hacer una pequeña pausa para comer, sin hacer uso de la piscina, el menú cuesta 20 euros.

Palacio del Conde de Tepa (San Sebastián, 2)

En el literario barrio de las Letras, se encuentra este romántico edificio neoclásico que ha pasado de ser una antigua fonda donde se reunían escritores a convertirse en palacio, a finales del s. XVIII, y en hotel de lujo en la actualidad. Su encantadora terraza de la Plaza del Ángel es ideal para dejarse seducir por la magia del barrio y probar alguna de las tapas gourmet pensadas para acompañar con un fresquito gin-tonic. Además, puedes visitar en su interior los restos arqueológicos del Viaje de agua de la Fuente Castellana.

Para tu estancia en la capital, si no quieres gastar mucho en el alojamiento, puedes alojarte en uno de nuestros hoteles baratos en Madrid, que están muy bien comunicados con el centro de la ciudad y el aeropuerto.

Bar con terraza en Madrid (Plaza Mayor)